logo-header.jpg
Logo-Milennium.jpg
logo-header.jpg
Logo-Milennium.jpg

No debiera ser tan difícil crear una empresa


No debiera ser tan difícil crear una empresa


 Por Yesenia Salas, especialista en evaluación económica - OMR


29 de marzo de 2017

   


La decisión de emprender un negocio suele verse como una forma de generación de ingresos. Sin embargo, para una persona esta elección también implica riesgos, que incluyen no solo perder dinero, sino también complicar su mundo familiar y profesional. 


Las perspectivas que se abren al momento de abrir un negocio son muchas: para las personas representa la posibilidad de emplearse y acceder a servicios de protección social; para el gobierno, obtener una nueva fuente de ingresos, lo que contribuye al crecimiento económico y a la reducción de la pobreza. 


El informe Doing Business Report 2017,  del Banco Mundial, indica que en países como Nueva Zelandia y Canadá una empresa puede crearse en uno o dos pasos y obtener su registro en poco más de un día, y a un costo que no supera los 200 dólares. Para no ir tan lejos, en Panamá una empresa puede crearse cumpliendo cinco pasos, en un promedio de 6 días. La operación cuesta alrededor de 700 dólares.


En El Salvador, en cambio, constituir una empresa requiere de al menos ocho pasos. Toma unos quince días y puede costar hasta 1600 dólares en derechos de registros y honorarios profesionales. 


El Gobierno de El Salvador, con apoyo del Gobierno de los Estados Unidos, a través de FOMILENIO II, ha creado el Organismo de Mejora Regulatoria (OMR) para superar esta problemática y otras relacionadas con las cargas que imponen las regulaciones y trámites a los que quieren invertir. 


El OMR tiene el mandado de institucionalizar un sistema de mejora regulatoria que desarrolle una estrategia destinada a mejorar el clima de inversión en el país. En coordinación con las instituciones involucradas en el proceso de creación de empresas, el OMR realizó a finales de 2016 una Evaluación de Impacto Regulatorio (EIR) con el fin de revisar el marco normativo vigente e identificar las mejores soluciones para reducir los altos costos y tiempos que tarda la constitución de una sociedad en El Salvador.


Entre las principales propuestas de la investigación destaca la eliminación de requisitos que carecen de sustento legal, pero que para numerosas oficinas públicas son obligatorios, así como fortalecer la plataforma electrónica MiEmpresa.gob.sv y convertirla en una ventanilla única para la gestión de trámites de creación y cumplimiento de obligaciones periódicas de las empresas. Otras recomendaciones consisten en el desarrollo de un repositorio único de documentos de las empresas, y la creación de un régimen simplificado para la constitución de sociedades anónimas. Todas estas propuestas son hechas respetando el ordenamiento jurídico del país.


Este tipo de medidas evitarán las molestias para los emprendedores de tocar las puertas de diferentes instituciones y de presentar un mismo documento una y otra vez ante distintas entidades, entre otros beneficios. 


Las evaluaciones realizadas por el OMR buscan convertir a El Salvador en un país más competitivo y un referente regional por las facilidades que brinda para crear y hacer negocios. Bajo el supuesto de que los demás países mantendrían su marco regulatorio, se estima que el cumplimiento de estas propuestas podrían hacer que el país suba cerca de cien posiciones en el indicador de apertura de empresas del Doing Business, ubicándose en el primer lugar de América Latina.