logo-header.jpg
Logo-Milennium.jpg
logo-header.jpg
Logo-Milennium.jpg



portada-1.jpg



Inicia trabajo con asesor de transacciones para APP de terminal de carga



11 de junio de 2018


Esta tarde inició el trabajo interinstitucional para desarrollar el Asocio Público- Privado (APP) de la terminal de carga del aeropuerto internacional Mons. Óscar Arnulfo Romero. En la primera reunión de trabajo participaron representantes de la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), el Organismo de Promoción de Inversiones y Exportaciones de El Salvador (PROESA), FOMILENIO II y de la empresa consultora Deloitte Consulting, S.L.U. (España), que ejercerá el rol de Asesor de Transacción del primer proyecto de APP en el país. 


En el transcurso de la consultoría, la empresa consultora acompañará las diferentes fases del ciclo de estructuración y aprobación del APP incluyendo la (1) preparación y gestión de la licitación para seleccionar al concesionario y (2) la aprobación y formalización del contrato de concesión, hasta el inicio de la misma.

 

El Asesor de transacción ha sido contratado por FOMILENIO II y apoyará a CEPA y a PROESA en esta primera experiencia, para que se logren maximizar los beneficios económicos del proyecto para que sea financiable y que se logre atraer al menos 3 ofertas competitivas de operadores privados competentes.


Por la naturaleza del proyecto APP, CEPA es la Institución Contratante del Estado (ICE) y según la Ley Especial de Asocios Público Privados, CEPA es quien lidera y aprueba el proceso de APP.


Se debe estructurar, licitar y adjudicar el proyecto. Luego se lleva a la Asamblea Legislativa para la aprobación del contrato y posterior a eso se puede firmar el mismo. Una vez firmado, se realizará el cierre financiero y el inversionista privado podría iniciar operaciones. Todo el proceso llevaría entre 1 año a 1 año y medio.


La concesión de la terminal de carga se haría por un plazo estimado de 15 años. La primera etapa del APP consistiría en readaptar, ampliar y reconfigurar la terminal de carga existente, con el fin de permitir que su capacidad instalada de manejo de carga pase de 30,000 toneladas a 52,000 toneladas al año.